Pages

Thursday, August 04, 2011

La muerte de un amigo

Me ha producido mucha tristeza saber de la muerte del doctor Enrique Otero.
Enrique Otero fue uno de los más distinguidos neurólogos mexicanos y, sin duda alguna, el más inquieto científicamente. Fue Profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM, fundador de la revista Neurociencias y director del Instituto Mexicano de Neurología, entre otros antecedentes brillantes.
Lo conocí como paciente (yo era el paciente) y nos hicimos amigos partiendo de algunos intereses que compartíamos (el Psicoanálisis entre ellos) y de mi gratitud pues Enrique fue el primero que acertó con un tratamiento efectivo para los ataques de migraña que me han torturado desde mi adolescencia.
Científico de excelencia, hombre íntegro y militante político de ideas bien definidas, Enrique jamás quiso cobrarnos honorarios a los exiliados latinoamericanos en México que frecuentemente acudíamos a su consulta.
Como decimos en México, "se nos anticipó en el Viaje".
Duele como el carajo enterarte de la muerte de un tipo así.

1 comment:

Adal El Hippie Viejo said...

abrazo fuerte compañero!