Pages

Sunday, December 29, 2013

PAUL RYAN: "El Papa es un buen tipo pero no entiende al capitalismo"

El senador republicano por Wisconsin (¡fue el candidato a vicepresidente de Romney!) dijo que él, como católico, simpatiza con el Papa Francisco con una salvedad: sus recientes declaraciones muestran que el Pontífice no entiende al sistema capitalista. Pero se comprende: "El tipo viene de Argentina y allí no han tenido verdadero capitalismo sino capitalismo de amigos. No tienen un auténtico sistema de libre empresa". 
Estas declaraciones están contenidas en una nota de la revista on-line "Salon" -y vale la pena leerla íntegra- donde Ryan explica porqué se opone a la extensión del seguro de desempleo  que vence el sábado y deja sin ingresos a 1.300.000 (un millón trescientos mil) trabajadores desocupados: para que no se acostumbren a depender y salgan a buscar un laburo. 
"Salon" titula irónicamente:
Paul Ryan le da una clase al Papa.
http://www.salon.com/2013/12/27/paul_ryan_lectures_the_pope/ 

Paul Ryan, senador de los Estados Unidos (Republicano, Wisconsin)



Saturday, December 14, 2013

Una foto y una tapa

La foto: 

El Presidente Barack Obama saluda al Presidente Raúl Castro durante el funeral de Nelson Mandela

La tapa (de Time)... aunque quizás no sea del agrado de Horacio Verbitsky:

La revista Time elige al Papa Francisco I (aka) Jorge Mario Bergoglio como la Persona del Año


Sorpresas de Fin de Año, ¿no?

Monday, December 02, 2013

Bernie Sanders: el Papa Francisco es nuestro aliado

En su más reciente mensaje a los que simpatizamos con muchas de sus posiciones, Bernie Sanders, el senador por Vermont (el único en su Cámara que se define a sí mismo como socialista) llama “importante aliado” al Papa Francisco.
Aquí está lo que dice Bernie:

En la última semana ha aparecido un nuevo e importante aliado de la lucha contra el capitalismo desenfrenado y la desigualdad en los ingresos. En su Exhortación recientemente publicada, el Papa Francisco alerta al mundo contra la idolatría del dinero y la falsa promesa de la economía del “derrame”.
Claramente, no todos compartimos la religión de Francisco y muchos tenemos profundas diferencias con algunas posiciones de la Iglesia Católica. De todos modos, pienso que podemos compartir su compromiso con la justicia social y aprender de sus sabias afirmaciones: de cómo la civilización moderna, en su incansable búsqueda de ganancias y su dependencia del “mercado” para definir lo que es bueno, ha perdido contacto con los imperativos éticos que deberían guiar a la sociedad.
¿Sabrá Bernie que en una de esas se está haciendo peronista?

Thursday, November 28, 2013

Como los Estados Unidos acordaron con Irán

Coincido con mi amigo Abel en considerar que el acuerdo entre Irán y los Estados Unidos respecto al desarrollo nuclear del primero es un hito importante en la política internacional. El Washington Post publicó hace unos días un artículo de su columnista David Ignatius donde cuenta como se hizo ese arreglo. Lo traduje y lo dejo aquí porque me parece interesante.

PARA ACORDAR CON IRÁN: DIPLOMACIA SECRETA Y EFICAZ

Por David Ignatius

Bill Burns
Jake Sullivan
WASHINGTON – Hay que ver el acuerdo nuclear con Irán como una victoria del estilo –discreto, cerebral- del presidente Obama. Su enfoque cuidadoso le ha dado algunos disgustos en los últimos cinco años, pero el modo en que tejió el acuerdo del pasado fin de semana con Teherán fue impecable.

Esta fue una diplomacia secreta que Henry Kissinger seguramente apreciará. Obama comenzó por autorizar en marzo reuniones cuidadosamente ocultas. Fue a través de Omán, el país más opaco y discreto del Golfo Pérsico.

El presidente envió emisarios personales de bajo perfil, dos hombres quinta esencialmente grises, Bill Burns y Jake Sullivan, vicesecretario de Estado y consejero de seguridad nacional del Vicepresidente Biden, respectivamente.

Fue un clásico truco de magia: mientras se montaba el espectáculo de las conversaciones del P5+1, el verdadero trabajo se llevó a cabo en otro lugar - y fue presentado a los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania hace dos semanas en Ginebra como un hecho consumado.

No es extraño que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el ministro de relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius se ofendieran.

Este acuerdo se llevó a cabo (como debe ser cualquier pieza seria de la diplomacia) fuera de la vista. Se les pidió que lo aprobaran después de concertado  y no fue ninguna sorpresa que lo rechazaran - Netanyahu encerrándose imprudentemente en un “no” inflexible y Fabius exigiendo públicamente más concesiones.

Hubo en el camino comentarios que celebraron la “independencia” de Fabius, al igual que los informes anteriores habían alabado la diplomacia rusa en Siria. Pero este crédito fue en gran parte ilusorio. En verdad, Irán y Siria ilustran la inmensa influencia que todavía tienen los Estados Unidos cuando usan sus herramientas diplomáticas con prudencia y con sigilo.

Una de las definiciones de un buen acuerdo estipula que es uno que cada lado le puede vender a su público como un triunfo y ese es el caso aquí. El trato parece ampliamente positivo para los EE.UU. y para Israel, consiguiendo la congelación del programa nuclear iraní y proporcionando inspecciones diarias para evitar cualquier engaño.

El mundo está más protegido hoy de una amenaza nuclear iraní que lo que estaba hace una semana.

Pero también es un buen negocio para Irán aunque eso moleste a los que querían una capitulación iraní. El acuerdo busca explícitamente una "solución global [que] le permitiría a Irán disfrutar plenamente de su derecho a la energía nuclear con fines pacíficos bajo los artículos pertinentes del TNP [Tratado de No Proliferación Nuclear]", incluyendo "un programa de enriquecimiento [de uranio] alcanzado por mutuo acuerdo”. El lenguaje es lo suficientemente difuso como para que los EE.UU. pueden reclamar que no se ha aprobado un "derecho a enriquecer" - pero aquí se centra la crítica de Israel. El derecho de enriquecimiento ha sido concedido prospectivamente, nunca será rescindido, ni nunca más servirá de base para una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU condenando a Irán.

Esta concesión, el derecho al enriquecimiento, es compensada por las limitaciones puestas en el corto plazo al programa iraní: son más fuertes de lo que muchos analistas esperaban. Durante los siguientes seis meses, los iraníes podrán en naftalina algunas centrífugas, retrasarán la instalación de otras, desconectarán  los enlaces entre las cascadas de centrifugas que serían necesarias para el enriquecimiento a nivel “de bomba” y aceptarán una inspección diaria sin precedentes de sus instalaciones anteriormente encubiertas en Natanz y Fordow.

¿Podrían los iraníes embolsarse los modestos 7 mil millones de dólares que recibirán como alivio de las sanciones y retomar en seis meses su capacidad de fabricar bombas? Es ciertamente posible. Pero tal ruptura del acuerdo aumentaría las posibilidades de un ataque militar de los Estados Unidos.

Kissinger definió la cuestión cuando me dijo en 2006 que "Irán tiene que tomar una decisión: ¿quiere ser una nación o quiere ser una causa?" Este acuerdo, negociado en secreto con el antiguo "Gran Satán", parece ser el comienzo del camino para alejarse del aislamiento revolucionario hacia ser una nación iraní que se compromete con Occidente para darle un marco de seguridad a esa región tan volátil. Irán puede pensar que puede jugar a dos puntas - desestabilizar la región mientras negocia con los EE.UU. Pero eso no es probable que funcione. Como una encrucijada en la carretera, Irán podría tratar de ir en ambas direcciones a la vez, pero si los EE.UU. e Israel están vigilantes eso no va a funcionar.

El acuerdo alcanzado el pasado fin de semana es frágil. Puede darse vuelta del revés, puede falsearse o enmascarar actividades secretas. En la mayoría de los acuerdos, el lema es  “confiar pero verificar ". En este caso quizás tenga que ser: "desconfíe y verifique”.

Pero es el comienzo de un proceso que puede hacer que el mundo sea un lugar menos peligroso. Obama, el comandante en jefe encubierto, mostró una vez más que trabaja mejor cuando nadie lo mira.

 ©2013 Washington Post Writers Group

Tuesday, October 29, 2013

Una de cal, una de arena

La decepción que pudimos haber sentido los que vemos con agrado el rumbo en que está encaminada la República Argentina ante los poco halagüeños resultados de las elecciones nacionales de medio término ha sido -creo- sumamente atenuada dos días después. El consuelo lo ha proporcionado la Corte Suprema, proclamando la constitucionalidad de la ley de regulación de los medios audiovisuales, contra la cual hizo tanto barullo el diario Clarín. Se agradece.
Una acotación final: en todas partes del mundo los medios están regulados, aunque las limitaciones no sean las mismas en todas partes. Por más que aquí en los Estados Unidos tenemos la cacareada "primera enmienda", también existe una oficina del gobierno llamada Comisión Federal de Comunicaciones, que establece reglas contra el uso monopólico de los medios. Por ejemplo: nadie puede tener aquí Y estaciones de radio Y  estaciones de televisión Y diarios en la misma plaza. (Lo escribí mal para que se entienda). Se pueden tener dos de esos tipos de medios. Pero -por ejemplo- si se tienen radios y canales de televisión no se pueden tener diarios. Y exactamente con eso se tropezó el dueño de Fox, Rupert Murdoch: como el diario Los Angeles Times está venta quiso comprarlo. Y la Comisión Federal de Comunicaciones le dijo que no podía, que era ilegal porque Fox ya tiene en Los Angeles tanto radios como canales y que si quería hacer una oferta por el diario tendría primero que desprenderse de otro tipo de medios.


Saturday, October 26, 2013

Brevísimo mensaje

En vísperas de las elecciones nacionales de medio término, que comenzarán en Argentina dentro de pocas horas, quiero dejar aquí en mi blog testimonio de que deseo la mejor de las suertes a los candidatos del Frente para la Victoria. Desde que comencé a participar, aunque sea mínimamente, en la política argentina (me afilié a la Unión Cívica Radical Intransigente -UCRI- en 1957) no he visto ningún gobierno como el actual -el comenzado en 2003. En mi humilde opinión, es el portador y ejecutor, aún con todas sus desprolijidades, del proyecto político más sensato y positivo que ha habido desde entonces. Es obvio que -por razones de tiempo y distancia- ya no puedo aspirar a intervenir allí (ahora me dedico a las alternativas políticas de este país donde vivo, que es la patria de mis nietas) pero nada de lo argentino me es ni me será ajeno nunca. Siempre recuerdo esos -para mí- bellísimos versos de Carlos Guido y Spano: "He nacido en Buenos Aires/que me importan los desaires/con que me trate la suerte,/ARGENTINO HASTA LA MUERTE*,/he nacido en Buenos Aires".
*Las mayúsculas son mías.

Thursday, October 17, 2013

McConnell, jefe del bloque republicano del Senado, recibe un "regalito" de casi 3 mil millones como agradecimiento...

El proyecto de ley del Senado para levantar tanto el cierre del gobierno como el techo de la deuda (ver post anterior, aquí abajito) fue aprobado por 88 a 16, o sea con los votos de muchos senadores republicanos (el Senado tiene 54 demócratas, 45 republicanos y un independiente [Bernie Sanders, el socialista]). Uno de los agregados de último momento al proyecto fue la clausula número 23. Por ella se destinan dos mil novecientos dieciocho millones de dólares para financiar la construcción de una represa en el río Ohio, que beneficiará principalmente a Kentucky, el estado al que Mr. McConnell representa en el Senado. El Presidente Obama, a quien los líderes demócratas del Senado llamaron para recabar su autorización para concluir el acuerdo, recomendó calurosamente su inclusión. ¡Faltaba más, hay que ser agradecido a un amigo tan gaucho, caramba!
El mapa muestra el río Ohio, que marca el límite norte de Kentucky,  a su paso por Louisville, la ciudad más importante de ese estado.
Louisville de noche, vista desde el río Ohio

Wednesday, October 16, 2013

Se acabó... al menos por ahora

El Senado votó  81 a 18 la reapertura del Gobierno federal y el aumento del límite de deuda que los Estados Unidos pueden adquirir.
La Cámara de Representantes votó a continuación el proyecto que recibió del Senado y lo aprobó sin discusión por 285 a 144.
El Presidente Obama ordenó la reapertura inmediata de todas las actividades del Gobierno Federal para “levantar esta nube de incertidumbre y desasosiego” y para comenzar a reparar los daños causados por una minoría que intentó tomar como rehén al pueblo de los Estados Unidos. 
Se acaban así 16 días de trabajadores suspendidos, parques y monumentos clausurados, inspecciones sanitarias no efectuadas y otras actividades, algunas más importantes, otras menos, pero que –se calcula- le han costado al erario público unos veinticuatro mil millones de dólares.
Es saludable comprobar que, en el acuerdo final, los demócratas no aceptaron ninguna de las condiciones que los republicanos querían imponer respecto a cancelar, o al menos debilitar, la Ley del Seguro Médico, conocida popularmente como Obamacare.
 
1980: Vuelven a USA los diplomáticos de Estados Unidos retenidos como rehenes en Irán
          

Con esta historia de la deuda ya nos tienen hasta el techo


En el momento en que escribo esto, el Gobierno sigue cerrado y todavía el Congreso no se ha puesto de acuerdo para aprobar subir el techo de la deuda, esto es, autorizar al Ejecutivo a endeudarse aún más para seguir pagando los vencimientos que siguen acumulándose. En múltiples ocasiones y en los más diversos foros he confesado continuamente –y sin pudor alguno- que yo de Economía no entiendo una papa. Es la verdad y, como no veo razones para convertirme de súbito en mentiroso, no voy a intentar ahora explicar que significa toda esta situación.
Lo que sí puedo decir es que la mayoría de los que sí entienden dicen que, si no se aprueba esto de subir el techo, las consecuencias pueden ser desastrosas no sólo para los Estados Unidos sino también para el resto del mundo. Un default de la primera potencia mundial, dicen, es algo muy serio (nada que ver con la versión argentina que en su momento muchos le aplaudieron al “Adolfito” Rodriguez Saa, aquel presidente fugaz como promesa de Año Nuevo).
Hay quien dice que si la cosa no se arregla para el 17 de octubre (si, el 17) el Presidente Obama puede arrogarse la facultad de decir que no importa lo que digan las cámaras legislativas porque, de todas maneras, la Constitución le prohíbe al Congreso hacer cualquier cosa que interrumpa el pago de las deudas.
¿En que se basan? En que la decimocuarta enmienda a la Constitución de los Estados Unidos dice en su inciso número cuatro:
La validez de la deuda pública de los Estados Unidos, autorizada por ley, incluyendo deudas incurridas por el pago de pensiones y recompensas por servicios prestados para suprimir insurrección y rebelión, no será cuestionada.
Esto tiene su historia: este artículo se incorporó a la Constitución en 1868, cuando aún estaban vacías las bancas que hasta antes de la Guerra Civil habían ocupado los legisladores procedentes de los ahora derrotados estados del Sur. ¿Y para qué lo incluyeron? Para que esos legisladores sureños, el día en que fueran readmitidos, se vieran imposibilitados de exigir que el Norte dejara de pagar las enormes deudas que le había causado la guerra y tampoco pudieran negarse a que el Sur aportara económicamente para esos pagos que irían a beneficiar a su hasta ayer enemigo (o sea: PERDIERON, ASÍ QUE PAGUEN –como en el póker, ¿no?).
Como lo destaca Hendrik Hertzberg en el New Yorker de esta semana, la enmienda no prohibía simplemente que se dejara la deuda impaga; no permitía siquiera que se cuestionara.
Si el Presidente Obama se verá en situación tan extrema como para tener que invocar esa enmienda o si, llegado el caso de tener que hacerlo, lo hará, es algo que aún no sabemos.
Ah, y el Gobierno sigue cerrado.

Thursday, October 10, 2013

¿Saben quien es Janet Yellen?



He tomado del New York Times esta nota sobre Janet Yellen, firmada por Binyiamin Appelbaum. Ms. Yellen ha sido nominada por el Presidente Obama –y el Senado debe confirmarla- para suceder a Ben Shalom Bernanke al frente del Banco de la Reserva Federal (el Banco Central de los Estados Unidos) cuando el término de éste expire, en el próximo mes de enero.

Aclaro: había dos candidatos fuertes para el cargo: ella y Laurence Summers. El ala progresista del Partido Demócrata, -cuya líder política e intelectual es actualmente y sin duda alguna la Senadora por Massachusetts Elizabeth Warren (no por nada ocupa la banca que por casi medio siglo perteneció a Ted Kennedy)- al cual pertenece el grupo de activistas donde participo, apoyó la nominación de Yellen, así que, en ese aspecto, estamos muy contentos.

Cuando los economistas Janet Yellen y George Akerlof* contrataron, en los años 80, una baby-sitter para su hijo, decidieron pagarle más de lo usual en esa época. Pensaron que una baby-sitter más contenta cuidaría mejor al niño.
Esa decisión inspiró en la pareja (ambos profesores en la Universidad de California, Berkeley) el desarrollo de una nueva teoría sobre el mercado de trabajo. Esa teoría influenció posteriormente la actitud de la Reserva Federal: estimular la creación de empleos y permitió demostrar la falsedad del punto de vista clásico, que sostiene que los estímulos monetarios dañan la economía.

Los empleadores, sostuvieron Yellen y Akerlof, a menudo pagan más que el salario mínimo para mantener la moral y aumentar la productividad de sus trabajadores. Esto hace más difícil que los desempleados encuentren trabajo pues deja de tener sentido que ofrezcan hacer lo mismo por menos dinero.

Treinta años después, Yellen y el debate sobre la actividad de la Reserva Federal se han movido de la teoría a la situación concreta. Como vicepresidenta del banco central desde 2010, Yellen ha promovido medidas más enérgicas para reducir el desempleo, combatiendo las dudas sobre la eficacia de expandir la campaña de estímulos de la Reserva Federal.

Si el Senado la confirma, se reforzará la evolución del Banco, de una institución manejada por funcionarios expertos en el mercado y centrados en combatir la inflación, hacia una dirigida por académicos empeñados en una misión más amplia de crecimiento sostenido y desempleo reducido al mínimo.

De acuerdo con una revisión de su carrera y entrevistas con más de dos docenas de colegas y conocidos, las raíces intelectuales y el estilo de liderazgo de Yellen sugieren que impulsará con más energía que Bernanke la campaña de estímulos del Banco.

Yellen ha manifestado estar muy preocupada por las consecuencias que acarrea el desempleo. Está convencida de que la Reserva Federal tiene la capacidad para estimular la creación de empleos. Piensa que el aumento moderado de la inflación no es un precio excesivo a pagar si de esa manera se reduce más rápidamente el desempleo.

Dice Christina Romer –quien, además de ser amiga de Yellen, fue presidenta del Consejo de Asesores Económicos del Presidente Obama-: “Pienso que Janet está comprometida con la continuidad de la política monetaria, que sabe que aún tenemos un problema y que tenemos que hacer más. Y creo que es capaz de una firmeza que le ha faltado a Bernanke”. 
BINYAMIN APPELBAUM
 *Gerge Akerlof, el marido de Janet Yellen, compartió con Joseph Stiglitz y Micheal Spence el Premio Nobel de Economía de 2001.
Janet Louise Yellen, nominada para la presidencia del Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos

Un mensaje del senador Bernie Sanders

Bernie Sanders, el senador independiente por el estado de Vermont, es un rara avis en la política de los Estados Unidos. Siempre ha defendido las mejores causas, los intereses del pueblo (se define a sí mismo como "demócrata socialista"). Nos ha enviado, a quienes simpatizamos con sus posiciones y apoyamos las causas que defiende, este mensaje sobre el cierre del gobierno:

Estimado Eddie:   

No es aceptable que un puñado de extremistas de derecha en la Cámara hayan cerrado el gobierno y ahora estén presionando para que los Estados Unidos, por primera vez en nuestra historia, no paguemos nuestras deudas - precipitando una probable crisis financiera internacional. La opinión generalizada es que ahora existe en la Cámara una mayoría de miembros (casi todos los demócratas y algunos republicanos moderados) que están dispuestos a votar por una proyecto de presupuesto "limpio" (o sea sin excluir Obamacare) para reanudar inmediatamente el funcionamiento del gobierno.  El  presidente de la Cámara, John Boehner,  debe permitir que la Cámara lo vote (hasta ahora se ha negado).
 
También es importante que la gente entienda que el verdadero asunto aquí no es sólo el deseo de los republicanos de cortar los fondos para Obamacare. En un momento en que la clase media se está derrumbando y la pobreza es cada vez mayor, estos ideólogos de derecha quieren derogar prácticamente cada pieza de legislación aprobada en los últimos 80 años, que protege a los ancianos, los niños, los enfermos, los pobres y el medio ambiente. La verdad es que derogar Obamacare es sólo una pequeña parte de la agenda de la extrema derecha, fuertemente financiada por los hermanos Koch y otros intereses especiales muy ricos y poderosos. Su agenda completa incluye la privatización del Seguro Social, terminar con Medicare tal como lo conocemos, recortar los fondos de Medicaid, la eliminación de la EPA (Agencia de Protección Ambiental), del Departamento de Energía y la supresión de la ley del salario mínimo. Huelga decir que también quieren más recortes de impuestos para los ricos y grandes corporaciones. Debe quedar claro para todos que su objetivo a largo plazo es convertir a este país en una sociedad oligárquica donde los multimillonarios controlen por completo la vida económica y política de la  nación.

 Gracias por su apoyo 

Bernie Sanders 

Senador Bernie Sanders (I-Vermont)

 

Friday, October 04, 2013

Murió un héroe

¿Cuantos generales ganaron dos guerras? ¿Y cuantos generales que ganaron dos guerras lo hicieron en tremenda inferioridad material pero con absoluta superioridad moral, defendiendo siempre una causa noble, la de derrotar al colonialismo y liberar a su patria?

A los 102 años de edad ha muerto un general así: Vo Nguyen Giap. Primero derrotó al ejército francés y después al de Estados Unidos. ¿Que tal?

Creo que se merece recordarlo con admiración y respeto.

Tomé esta foto del blog de un socialista canadiense: http://nextyearcountrynews.blogspot.com/2011/08/general-giap-reaches-100.html

Tuesday, October 01, 2013

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA: Cerrados hasta nuevo aviso


 

A las 0 hora de hoy, Octubre 1, 2013, cesan -por falta de fondos- las actividades no esenciales del Gobierno Federal


La historia es así: el Congreso no pudo aprobar el presupuesto para el año que comienza hoy. La Cámara de Representantes (diputados), donde la oposición republicana es mayoría, insistió en enviar al Senado un proyecto de ley que aprobaba el presupuesto... siempre y cuando se excluyeran de él los fondos necesarios para el nuevo Seguro de Salud (popularmente conocido como Obamacare). El Senado (mayoría demócrata) lo rechazó  y envió otro sin la exclusión de esos fondos. Así estuvieron semanas hasta que hoy, fecha límite, cesaron todas las actividades no esenciales del Gobierno Federal por falta de fondos. Y a ver...
Lo curioso: hay en la Cámara de Representantes suficientes republicanos deseosos de votar el proyecto del Senado, uniendo sus votos a los de la minoría demócrata, de modo de acabar con este merengue. El problema es que quien propone los proyectos para ser votados es el presidente de la Cámara. Y Boehner (así se llama), se niega a hacerlo: sólo pone a votación el otro, el que el Senado jamás aprobará.

Memo enviado por la Oficina del Presupuesto de la Presidencia a las agencias del Gobierno Federal



Friday, June 21, 2013

Pero hablando de la Corte Suprema de Argentina...

... hay algo que no veo mencionado en los periódicos de Buenos Aires:
Quien hizo posible que esta iniciativa de reforma de la estructura judicial fuera descalificada por la Corte Suprema fue Néstor Kirchner.
Si entre sus primeras medidas de gobierno no hubiera estado la verdadera limpieza de las caballerizas de Augias que emprendió, hoy en día la Corte seguiría estando integrada por los mismos corruptos genuflexos que habían llegado allí durante el gobierno de Carlos Menem, especialistas en considerar divinas las iniciativas del Poder Ejecutivo (siempre y cuando hubiera "algo para ellos", pero eso siempre se podía arreglar porque para eso son los gomías).
Si los supremos actuales son un poco más independientes, por tanto, del oficialismo, es porque fue precisamente el ex-presidente Kirchner quien tuvo la audacia de correr a escobazos a sus predecesores. Y deberían agradecérselo pública y repetidamente.
¿Me equivoco?

Wednesday, June 19, 2013

Un detalle curioso, hablando de la Corte Suprema

Si, hablando de la Corte Suprema (ver mi post inmediato anterior):
El dato curioso es que, por primera vez en la historia de los Estados Unidos de América, no hay en la Corte actual ningún protestante, la corriente religiosa mayoritaria en este país. 
De los nueve miembros, seis son católicos: Sonia Sotomayor, John Roberts, Samuel Alito, Anthony Kennedy, Clarence Thomas y Antonin Scalia). 
Y los tres restantes, Ruth Bader Ginsburg, Elena Kagan y Stephen Breyer, son judíos.
En general se considera que, ideológicamente, Ginsburg, Kagan, Breyer y Sotomayor son "progres", mientras que los otros cinco son vistos como más conservadores. 

Por tradición, en las fotos del tribunal siempre aparecen sentados los miembros más antiguos y de pie los más nuevecitos

“INCONSTITUCIONAL”, dijo la Corte Suprema. Estoy de acuerdo.


La Corte Suprema de los Estados Unidos declaró, por 7 votos contra 2, que un requisito electoral establecido por el estado de Arizona es inconstitucional y prohibió su aplicación.

Desde que el Congreso de los Estados Unidos aprobó en 1965, por iniciativa del Presidente Johnson, la Ley de Derecho al Voto, las leyes electorales son responsabilidad del gobierno federal. El Departamento de Justicia envía a todo el país un formulario uniforme que los Estados deben usar para inscribir a los votantes que desean empadronarse (como aquí el voto es voluntario, quien quiera votar debe registrarse aunque sólo una vez en la vida –a menos que cambie de domicilio). Ese formulario se envía bajo la consigna “acepte y use”, que quiere decir que no se puede reemplazar por otro.
Hace un tiempo el estado de Arizona impuso un requisito extra: al momento de empadronarse el elector debe mostrar un documento (partida de nacimiento, pasaporte, etcétera) para probar que es ciudadano/a de los Estados Unidos. Con el pretexto de “combatir el fraude” se trataba en realidad de discriminar contra personas de ascendencia latinoamericana (antes era contra los negros) que, en su mayoría, tienen el mal gusto de votar por los demócratas (Arizona tiene actualmente legislatura y gobernadora republicanas).

El gobierno federal demandó a Arizona por ese requisito extra, argumentando 1) que iba contra el principio constitucional de “una persona-un voto”, según la jurisprudencia establecida en la década de los 1960s por la corte Warren y 2) que Arizona desconocía así la obligación de “aceptar y usar” el formulario federal, el cual ya tiene un recaudo para evitar que se registre quien no es ciudadano (hay que marcar un cuadrito al lado de una frase que dice “declaro bajo pena de perjurio que soy ciudadano/a de los Estados Unidos de América”).

Arizona contestó que “acepta y usa” el formulario… sólo que, bueno, le agrega un “detallito” más, como para estar seguros, ¿vio?

Como digo arriba, la Corte rechazó la posición de Arizona. El miembro informante del dictamen de mayoría, el juez Antonin Scalia, dijo que “aceptar y usar” implica que hacerlo es garantía suficiente, que cualquier agregado es ilegal y que el gobierno federal tiene el rol dominante cuando se trata de cuestiones nacionales como leyes electorales y control de fronteras; por tanto, concluye el dictamen, a los estados sólo les queda acatar.

El Consejo Intertribal de Arizona, que fue parte en la demanda, había denunciado que con esa ley tramposa Arizona había –en el último año- rechazado la inscripción de 31.500 votantes nada más que por no tener un documento a mano.

Por eso digo: estoy de acuerdo con la resolución de la Corte Suprema.

Perdón… ¿Qué se pensaban?






     

Tuesday, March 05, 2013

Duele, duele mucho

Las palabras después, cuando las encuentre.
Ahora duele... y eso es todo.

Hugo Rafael Chávez Frías (1954-2013)


Tuesday, January 22, 2013

Discurso inaugural del Presidente Obama

Esta es la traducción al castellano del discurso completo del  Presidente Obama al inaugurar su segundo período de gobierno.
Señor vicepresidente Biden, señor Presidente de la Corte Suprema, miembros del Congreso de los Estados Unidos, invitados especiales, conciudadanos:
Cada vez que nos reunimos para inaugurar un presidente, damos testimonio de la fuerza perdurable de nuestra Constitución. Afirmamos la promesa de nuestra democracia. Recordamos que lo que une a esta nación en su conjunto no son los colores de nuestra piel o los principios de nuestra fe o los orígenes de nuestros nombres. Lo que nos hace excepcionales -lo que nos hace estadounidenses - es nuestra fidelidad a una idea, articulada en una declaración hecha hace más de dos siglos atrás:
"Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la felicidad".
Hoy continuamos un viaje sin fin, para adecuar el significado de esas palabras a las realidades de nuestro tiempo. Pues la historia nos dice que si bien estas verdades pueden ser evidentes, nunca han progresado automáticamente; la libertad es un don de Dios, sí, pero debe ser afirmada por su pueblo aquí en la Tierra. Los patriotas de 1776 no lucharon para reemplazar la tiranía de un rey con los privilegios de unos pocos o la presión de una turba. Nos dieron una República, un gobierno de, y por, y para el pueblo, confiando a cada generación el mantener a salvo nuestro credo fundacional.
Por más de doscientos años lo hemos hecho.
Por las buenas y por las malas aprendimos que ninguna sociedad fundada en los principios de libertad e igualdad puede sobrevivir si es sólo mitad libre y mitad esclava. Tuvimos que rehacernos y prometernos que avanzaríamos todos juntos.
Juntos decidimos que una economía moderna requiere ferrocarriles y carreteras para acelerar los viajes y el comercio; que necesitábamos escuelas y universidades para formar a nuestros trabajadores.
Juntos descubrimos que un mercado libre sólo prospera cuando hay normas que garanticen la competencia y el juego limpio.
Juntos resolvimos que una gran nación debe cuidar a los débiles y proteger a su pueblo de los peores peligros y desgracias de la vida.
A pesar de todo, nunca hemos renunciado a ser escépticos de la autoridad central ni hemos sucumbido a la ficción de que todos los males de la sociedad se pueden curar sólo con acciones de gobierno. Nuestra celebración de la libre iniciativa, nuestra insistencia en la importancia del trabajo duro y la responsabilidad personal, son constantes en nuestro carácter. Pero siempre hemos entendido que cuando los tiempos cambian, nosotros también debemos hacerlo, que la fidelidad a nuestros principios fundamentales exige nuevas respuestas a los nuevos desafíos, que la preservación de nuestras libertades individuales, en última instancia, requiere una acción colectiva. Pero el pueblo estadounidense no puede satisfacer por sí solo las demandas del mundo de hoy, así como nuestros soldados no hubieran podido enfrentar el fascismo y el comunismo armados únicamente con mosquetes y milicias. Ninguna persona puede entrenar por si sola a todos los maestros de matemáticas y ciencias que necesitamos para equipar a nuestros niños para el futuro, o construir las carreteras y las redes y laboratorios de investigación que aportarán nuevos empleos y empresas a nuestras costas. Ahora, más que nunca, debemos hacer estas cosas juntos, como una sola nación y un solo pueblo.
Esta generación de estadounidenses ha sido probada por las crisis que fortalecieron nuestra determinación y demostraron nuestra capacidad de recuperación. Una década de guerra está terminando. Una recuperación económica ha comenzado. Las posibilidades de los Estados Unidos son ilimitadas, ya que poseemos todas las cualidades que demanda este mundo sin fronteras: la juventud y la unidad, diversidad y apertura, una capacidad infinita para el riesgo y el don de la reinvención. Mis conciudadanos, estamos hechos para este momento, y podemos aprovecharlo -siempre y cuando lo aprovechemos juntos.
Nosotros, el pueblo, entendemos que nuestro país no puede tener éxito cuando cada vez menos la pasan crecientemente mejor y cada vez más viven mal. Creemos que la prosperidad de los Estados Unidos debe descansar sobre los hombros de una clase media en ascenso. Sabemos que los Estados Unidos prosperan cuando cada persona puede sentirse libre y orgullosa de su trabajo, cuando los salarios producto del trabajo honesto liberan de penurias a las familias. Sólo somos fieles a nuestro credo cuando una niña que nace en la pobreza sabe que tiene las mismas posibilidades de tener éxito como cualquier otra persona, porque es una estadounidense libre y porque es igual no sólo a los ojos de Dios sino también a los nuestros.
Entendemos que los programas caducos son insuficientes para las necesidades de nuestro tiempo. Debemos aprovechar las nuevas ideas y tecnología para rehacer nuestro gobierno, reformar nuestras leyes impositivas, nuestras escuelas, y tenemos que proveer a nuestros conciudadanos los conocimientos que necesitan para trabajar mejor, aprender más y llegar más alto. Los medios van a cambiar pero nuestro propósito perdura: una nación que premia el esfuerzo y la determinación de todos y cada uno. Eso es lo que este momento requiere. Eso es lo que va a dar verdadero sentido a nuestro credo.
Nosotros, el pueblo, seguimos creyendo que todo ciudadano merece un básico de seguridad y dignidad. Tenemos que tomar decisiones difíciles para reducir el costo de la atención médica y el tamaño de nuestro déficit. Pero rechazamos la creencia de que los Estados Unidos deben elegir entre cuidar a la generación que construyó este país o invertir en la generación que va a construir el futuro. Recordamos las lecciones de nuestro pasado, cuando los jubilados vivían en la miseria y los padres de un niño discapacitado no tenían adónde recurrir. No creemos que en este país la libertad este reservada para los afortunados o la felicidad para unos pocos. Somos conscientes de que no importa cuán responsablemente vivamos nuestras vidas, cada uno de nosotros, en cualquier momento, puede tener que enfrentarse al desempleo o a una enfermedad repentina o a una vivienda barrida por una tormenta terrible. Los compromisos que tomamos para el bienestar de nuestros semejantes -a través de Medicare y Medicaid y el Seguro Social- no debilitan nuestra iniciativa, sino que nos fortalecen. No nos hacen una nación de parásitos, sino que nos liberan para así poder asumir los riesgos que hacen grande a este país.
Nosotros, el pueblo, todavía creemos que nuestras obligaciones como estadounidenses no son sólo para nosotros, sino para toda la posteridad. Vamos a responder a la amenaza del cambio climático, sabiendo que el no hacerlo sería traicionar a nuestros hijos y a las generaciones futuras. Algunos todavía pueden negar el juicio abrumador de la ciencia, pero nadie puede evitar los efectos de los incendios que destruyen y las sequías que asolan y las tormentas que devastan. El camino hacia nuevas fuentes de energía sostenible será largo y difícil a veces. Pero los Estados Unidos no pueden oponerse a esta transición, tienen que encabezarla. No podemos ceder a otras naciones la iniciativa respecto a la tecnología que proporcionará nuevas energías y nuevas industrias -debemos reclamarla. Así es como vamos a mantener nuestra vitalidad económica y nuestro tesoro nacional - nuestros bosques y cursos de agua, nuestras tierras de cultivo y nuestros picos nevados. Así es como vamos a preservar nuestro planeta, que Dios nos encargó proteger. Eso dará sentido a la fe de nuestros padres.
Nosotros, el pueblo, seguimos creyendo que la seguridad y la paz duraderas no requieren de guerra perpetua. Nuestros valientes hombres y mujeres de uniforme, templados por las llamas de la batalla, no tienen igual en habilidad y coraje. Nuestros ciudadanos, sensibles al recuerdo de aquellos que hemos perdido, conocen muy bien el precio que se paga por la libertad. El conocimiento de su sacrificio nos mantendrá siempre vigilantes contra aquellos que nos hacen daño. Pero también somos herederos de los que ganaron la paz y no la guerra, que convirtieron enemigos jurados en amigos confiables y tenemos también ahora que aprovechar sus lecciones.
Vamos a defender a nuestro pueblo y defender nuestros valores a través de la fuerza de las armas y el imperio de la ley. Vamos a mostrar el coraje para tratar de resolver nuestras diferencias con otras naciones pacíficamente- no porque seamos ingenuos sino porque los compromisos mutuos pueden disipar sospechas y miedos. Estados Unidos seguirá siendo el ancla de alianzas fuertes en todos los rincones del mundo, y vamos a renovar las instituciones que amplían nuestra capacidad para gestionar las crisis en el extranjero ya que nadie tiene una participación mayor en un mundo en paz que su nación más poderosa. Vamos a apoyar la democracia desde Asia a África, desde las Américas hasta el Medio Oriente, porque nuestros intereses y nuestra conciencia nos obligan a actuar en nombre de aquellos que anhelan la libertad. Y debemos ser una fuente de esperanza para los pobres, los enfermos, los marginados, las víctimas de los prejuicios - no por mera caridad, sino porque la paz en nuestro tiempo requiere el constante avance de los principios que nuestro credo común describe: la tolerancia y las oportunidades, la dignidad humana y la justicia.
Nosotros, el pueblo, declaramos hoy que la más evidente de las verdades -que todos somos creados iguales- es la estrella que nos guía aún, del mismo modo que guió a nuestros antepasados a través de Seneca Falls(x) y Selma(xx) y Stonewall(xxx), del mismo modo que guió a todos aquellos hombres y mujeres, conocidos y desconocidos que dejaron huellas a lo largo de este gran espacio para escuchar a un predicador decir que no podemos caminar solos y para oír que Martin Luther King proclamaba que nuestra libertad individual está inextricablemente ligada a la libertad de cada alma en la Tierra.
Es la tarea de nuestra generación el llevar a cabo lo que los pioneros comenzaron. Pero nuestro viaje no estará completo hasta que nuestras esposas, nuestras madres e hijas pueden ganar lo mismo que nosotros en el mercado de trabajo. Nuestro viaje no estará completo hasta que nuestros hermanos y hermanas gays sean tratados como cualquier otra persona -porque si verdaderamente fuimos creados iguales, entonces seguramente el amor con que nos comprometemos unos a otros debe ser igual también. Nuestro viaje no estará completo hasta que ningún ciudadano esté obligado a esperar durante horas para ejercer el derecho al voto. Nuestro viaje no estará completo hasta que encontremos una mejor manera de recibir a los inmigrantes esperanzados que aún ven a los Estados Unidos como una tierra de oportunidades, hasta que brillantes jóvenes estudiantes e ingenieros se den de alta en nuestra fuerza de trabajo en lugar de que los expulsemos de nuestro país. Nuestro viaje no estará completo hasta que todos nuestros niños, desde las calles de Detroit hasta las colinas de los Apalaches o en las calles tranquilas de Newtown, sepan que los cuidamos y apreciamos y que están a salvo de cualquier daño.
Esa es la tarea de nuestra generación -hacer estas palabras, estos derechos, estos valores de la vida y la libertad, y la búsqueda de la felicidad- reales para todos los estadounidenses. Ser fieles a nuestros documentos fundacionales no nos obliga a estar de acuerdo en todo, a definir la libertad exactamente de la misma manera, o a seguir el mismo camino a la felicidad. El progreso no nos obliga a resolver siglos de debates sobre el papel del gobierno - pero nos obliga a actuar en nuestro tiempo.
Ahora hay decisiones que tomar y no podemos permitirnos un retraso. No podemos confundir el absolutismo con los principios ni el espectáculo con la política ni pretender que los insultos son una forma de debate.
Debemos actuar, sabiendo que nuestro trabajo va a ser imperfecto. Debemos actuar, sabiendo que las victorias de hoy serán sólo parciales y que corresponderá a los que estén aquí dentro de cuatro y dentro de cuarenta y dentro de cuatrocientos años impulsar el espíritu nacido en una austera habitación de Filadelfia.
Conciudadanos, el juramento que he prestado ante ustedes hoy, como el mencionado por otros que sirven en este Capitolio, fue un juramento a Dios y al país, no a un partido o una facción - y debemos ejecutar fielmente esa promesa durante el resto de nuestro servicio. Pero las palabras que he hablado hoy no son tan diferentes del juramento que hace cada soldado cuando se enrola o cada inmigrante cuando cumple su sueño. Mi juramento no es diferente al que todos le hacemos a la bandera que ondea sobre nosotros y que nos llena de orgullo el corazón.
Son las palabras de los ciudadanos y representan nuestra mayor esperanza.
Ustedes y yo, como ciudadanos, tenemos el poder para fijar el rumbo de este país.
Ustedes y yo, como ciudadanos, tenemos la obligación de encarar los problemas de nuestro tiempo -no sólo emitiendo el voto, sino también levantando nuestras voces en defensa de nuestros valores más antiguos y nuestros ideales más perdurables.
Abracemos cada uno de nosotros como un deber solemne y con gran alegría lo que es nuestro derecho desde el nacimiento. Con el esfuerzo y un propósito comunes, con pasión y dedicación, respondamos el llamado de la historia, y encaremos el futuro incierto con la preciosa luz de la libertad.
Gracias, que Dios los bendiga a ustedes y que por siempre bendiga a los Estados Unidos de América.
El Presidente Obama jura sobre las biblias de Abraham Lincoln y Martin Luther King, sostenidas por su esposa. En el extremo derecho de la foto, con una cara de culo que es un poema, el presidente de la Cámara, Michael Boehner (republicano).

Jura su cargo el vicepresidente, Joe Biden. A su pedido, el juramento le es administrado por Sonia Sotomayor, la primera Jueza hispana de la Suprema Corte

(x) Seneca Falls: en 1848 se efectúa allí la primera reunión feminista en la historia de USA. (xx) Selma, Alabama: en 1965 se inician en esa ciudad dos históricas marchas por los Derechos Civiles. (xxx): Stonewall: bar en Greenwich Village frecuentado por homosexuales que una noche en 1969, cansados de los raids policiales para acosarlos y robarles, rechazan a pedradas otra incursión de la policía, que se ve obligada a huir. El bar es actualmente Monumento Histórico de la ciudad de New York.