Pages

Monday, July 23, 2012

LA MUERTE DE UN POETA


Hace algunas semanas supe de la muerte de un poeta argentino, Mario Trejo. Quiero decir la/mi verdad. Mis recuerdos de él son, por decirlo suavemente, contradictorios.
Desde mi adolescencia admiré su poesía. Pero mi relación personal con él no está poblada de gratas nostalgias. Sucede que –cosas de la vida- en un par de ocasiones me vi obligado a trabajar con él. Y pocas veces en mi vida alguien me provocó tanta irritación (bueno, me enfureció). Como socio en una tarea, Mario era francamente insoportable. No voy a consignar detalles: si alguien leyendo esto ha tenido que pasar por la misma experiencia, sabe de que hablo.
Pero la poesía de Mario Trejo es otra historia completamente diferente. Era un poeta admirable y su obra debería ser más conocida, especialmente en Argentina. Tuvo sus momentos de relativa fama y popularidad, como cuando escribió los versos de esa estupenda composición de Astor Piazzolla, “Los pájaros perdidos”, que una tarde, en México, nos arrancó lágrimas a Noé Jitrik y a mí. Pero su talento poético se merecía más difusión, mucha más. En serio.
Quiero reproducir aquí una de sus poesías más bellas que, por lo que sé, fue publicada en 1958 en la desaparecida (y jamás olvidada) revista Poesía Buenos Aires y nunca vuelta a citar. La recreo de memoria. Es breve, es hermosa y está ingeniosamente construida. Se compone de imágenes que se van engarzando hasta completar un poema de amor excepcionalmente expresivo. Aquí va:

continuidad
la ternura progresiva de tus pasos
los pasos opuestos de tu voluntad
la voluntad crispada de tu cuerpo
el cuerpo emancipado de tu sombra
la sombra socavada de tu boca
la boca cautiva de tu sonrisa
la sonrisa descorrida de tus muslos
los muslos asomados de tus mañanas
la mañana aventurada de tu voz
tu voz inventora de mi nombre
el nombre esparcido de tu existencia
la existencia auspiciosa de tus manos
las manos estacionarias de tu ternura

4 comments:

Comandante Cansado said...

Lindo. No lo sabía aficionado a la poesía, Eddie. Cada vez que alguien cuelga un poema tiemblo (y pero aún si es un poema de amor), esperando algo sin el menor cuidado de la forma a la Benedetti, pero esta vez no fue así.

Marmaduke/Eddie/Matt said...
This comment has been removed by the author.
Marmaduke/Eddie/Matt said...

La poesía siempre me gustó mucho, Comandante, desde que yo era chiquito así y una de mis frustraciones más grandes es no tener talento para crearla. De modo que me limito a admirar a los que sí lo tiene. Pero quedate tranquilo: nunca me verás posteando algo de Benedetti. Fue una gran persona, un luchador pero para mi gusto nunca fue un escritor.
Eddie

Comandante Cansado said...

Parece que La tregua es buena novela, pero a mí efectivamente como poeta me horroriza. De Almafuerte, en cambio (otro poeta de gran aceptación popular), Borges decía que había escrito los mejores y los peores versos de la lengua castellana. En la tarjeta que vendían en los quioscos con "Piu avanti" le sacaban los dos últimos y tremebundos versos del soneto: "¡Que muerda y vocifere vengadora/ya rodando en el polvo tu cabeza!". La castraban, pobre poesía.