Pages

Sunday, February 14, 2010

Ciudadanos de USA encarcelados en Haití piden ayuda

Resulta que diez ciudadanos muy cristianos de esta tierra de "los bravos y los libres" fletaron un omnibus en Puerto Príncipe y lo llenaron de niños haitianos huérfanos que intentaban llevar a la República Dominicana para fletarlos luego a USA para ser adoptados (es que son un amor, como muñequitos, ¿viste?). Pero hete aquí que la policía de fronteras haitiana los detuvo para pedirles los papeles de los niños. Y esos neg... negados de porquería se ponen pesados y no los dejan pasar por esa minucia. Y en vez de aceptar un "arreglito" en efectivo, los policías esos se ponen a hablar con los niños... en creole, ese idioma degenerado que nadie entiende. Y resulta que varios niños dicen que no, que no son huérfanos. Y hasta hay un par que dicen que a ellos los agarraron ante la mirada desesperada de sus padres (¿no te podés callar, negrito de mierda?) que rogaban que no se los llevaran. 
Desenlace: el autobús fue confiscado, los niños devueltos a sus padres y los diez caritativos misioneros (eso sí, blanquitos, todos blanquitos y de ojos claros, ¿viste?) terminaron en la cárcel, acusados de secuestro. Hicieron lo lógico: llamaron al embajador de USA para que los sacara de ahí. El señor embajador les contestó con la diplomacia que tienen estos tipos: "¿Que los saque de donde? ¿Pero ustedes están en pedo o les hicieron vudú? Con todos los medios del mundo en Haití y ustedes robando chicos... ni de casualidad quiero tener nada que ver con eso, manga de pelotudos". Entonces llamaron a la jefa del embajador, la Secretaria de Estado Hillary Clinton. Lamentablemente Hillary mandó decir que no podía atender el teléfono porque estaba mirando un álbum con las fotos de Bill y ella de cuando se conocieron en Yale. Entonces lo llamaron al Presidente Obama. Contestó el teléfono Rahm Emanuel que les dijo: "La próxima vez que intenten molestar al Presidente yo les juro que, en el remotísimo caso que alguna vez salgan de Haití, yo personalmente los voy a mandar a Afganistán, en pelotas y con una Biblia en la mano, para que les prediquen el evangelio a los talibanes. ¿soy claro?".
Y allí están aún los pobres misioneros enjaulados en Haití. Y nadie hace nada...

1 comment:

Gringoviejo said...

A esos diez mártires deberían darlos en adopción a familias haitianas.Sería lo justo.
Saludos.